dijous, 4 d’agost de 2011

Cuidado con las serpientes

La semana pasada fui mordido  por una víbora mientras me entrenaba junto a mis compañeros. Íbamos por un camino para hacer algo de montaña, cuando note un fuerte pinchazo en la pierna derecha por encima del tobillo. En un principio pensé en la picada de un insecto, tenía mucho picor e irritación. Continué corriendo como si nada, pero al llegar a casa la irritación fue en aumento, al día siguiente me encontré ligeramente indispuesto, me noté inflado, sobre todo en la cara y ojos, por suerte sólo fue el primer día.
Como no parecía una picada de insecto comenzamos a pensar en la posibilidad de una mordedura de serpiente, la información encontrada en Internet coincidía con los síntomas.
Después de unos días y ya con la certeza de lo que se trataba realmente, me fui a urgencias para que me lo confirmasen. Efectivamente así fue, por los síntomas, las incisiones que se ven y la reacción, todo indica  que lo que me mordió fue una víbora.
Seguramente la pisé y aunque no la pude ver por estar en una zona de hierba, se defendió con un mordisco. Suerte que las víboras que hay por esta zona no son mortales para adultos y que muy posiblemente no pudo morder con comodidad.
En fin, un episodio más  de  los peligros que tiene el running...

2 comentaris:

Carles Aguilar ha dit...

Pues vaya susto...!! Menos mal que las consecuencias han sido menores pero las molestias están ahí... En fin, eso nos pasa por correr por la montaña...!! Saludos..!!

Ramon Roura (rnyeua) ha dit...

Gràcies per la foto. D'Escurçons n'he vist molts, però mai havia vist una picada. Pels que anem per la montanya ens anirà bé saber com et pot quedar la cama.